Saltar al contenido

Guía de instalación para detectores de humo

Una de las grandes dudas que se nos presentan a la hora de equipar nuestra casa con detectores de humo, pero en detectoresdehumo.online te resolveremos todas las dudas sobre su instalación y mantenimiento.

¿Cómo instalo un detector de humos?

Este es un proceso que se ha ido simplificando con el paso de los años, anteriormente era habitual usar el cable para conectarlos a la línea eléctrica, pero ahora su instalación es tan sencilla como taladrar o pegar la base al techo. Podemos ver un ejemplo en este vídeo:

Es aconsejable buscar e instalar detectores con wifi, lo que facilita la conexión de todos los existentes en una vivienda o negocio y centralizar la información. Podemos sintetizar la guía de instalación en los siguientes pasos:

  1. Se coloca la base del dispositivo en el lugar donde se vaya a instalar. Hay que desmontar el aparato y separarlo de su base, esta es la que se emplaza en el sitio y se deberá marcar con un lápiz los puntos de fijación.
  2. Pegar la base al techo con la pegatina que acompaña al detector. O, en su defecto, taladrar con la broca del diámetro adecuado los puntos marcados.
  3. Una vez taladrados los agujeros, insertar los tacos para fijar el detector.
  4. Colocar al detector las pilas que correspondan.
  5. Cuadrar las guías de la base con las del dispositivo, y girar en la dirección de las agujas del reloj hasta escuchar un clic. Así estará completamente sujeto.

Para confirmar que funciona se puede oprimir el botón de prueba o rociarle algún aerosol. El sensor emitirá una señal acústica, lo cual significa que el detector funciona correctamente.

Una de las ventajas de los detectores fotoeléctricos es que pueden captar anticipadamente el inicio de un incendio y que las personas que se encuentren en la vivienda o negocio puedan salir y ponerse a salvo, incluso durante el sueño.

Dónde instalar detectores de humo

Esta es otra de las grandes preguntas acerca de los detectores o alarmas de humos. Lo idóneo para una vivienda sería instalar varios que se conecten entre sí. En cualquiera de los casos habrá que aplicar el sentido común y un correcto conocimiento del espacio en el que se van a instalar para optimizar su uso.

No es recomendable ponerlo en zonas húmedas, como el baño o la cocina (esta última porque en ella se genera humo), para no provocar falsas alarmas. Lo ideal es que se coloque en el centro del techo, o a 50 centímetros de la pared. Esto es así porque el humo se mueve de arriba hacia abajo, y es lo que permite que el sensor se active.

Se pueden instalar también en lo alto de las paredes, lejos de ventanas y puertas exteriores. Y si se instalan varios en un mismo espacio deberían tener una distancia mínima de 30 centímetros entre cada sensor; más cerca se estarían minimizando las capacidades de estos detectores de humo.

Lo recomendable es colocar un dispositivo en cada habitación. Y lejos de sitios con mucho polvo o de fuentes de fuego (como chimeneas), rejillas de ventilación de conductos de aires acondicionados o de lámparas fluorescentes, pues los cebadores de arranque generan un campo magnético que puede activar una falsa alarma.

Mantenimiento del detector de humos

Un buen mantenimiento no solo alarga la vida útil de los dispositivos, sino que, en estos casos en particular, asegura un funcionamiento correcto para prevenir incendios.

  1. Comprobar que la luz led del aparato parpadea cada 45 segundos.
  2. Presionar el botón de prueba para comprobar el nivel de la señal acústica. Si no se oye, o se oye muy bajo, hay que cambiar las pilas.
  3. La duración de estos dispositivos son de 10 años, al cabo de los cuales hay que sustituirlos.
  4. Y una vez al año es recomendable también aspirar los huecos del detector para eliminar residuos, sobre todo en las ranuras por donde entra el humo.