Saltar al contenido

Ventajas de los detectores de humo

Ventaja de los detectores de humo

La principal y la más obvia es la tranquilidad, la seguridad que se siente al saber que algo detectará y avisará si hay algún peligro de incendio. Muchos siniestros ocurren durante la noche, y si no se tiene un detector de humo las personas se despertarán varios y valiosos minutos más tarde.

Por otro lado, según los expertos, el humo es uno de los elementos más peligrosos del fuego, pues aproximadamente un 80% de las víctimas fallecen por asfixia. Un incendio controlado puede generar una gran cantidad de humo que, en espacios poco ventilados puede provocar problemas respiratorios a las personas expuestas.

El humo es tremendamente irritante. Está compuesto de partículas sólidas y líquidas en suspensión de entre 0,005 y 0,01 milimicras. Al contacto con ellas, las mucosas del cuerpo humano se irritan inmediatamente.

Además, genera en los ojos un abundante lagrimeo que obstaculiza la visión, tapa el paso de la luz y entorpece las labores de extinción del fuego y el rescate. También, dependiendo de las condiciones y lo que se esté quemando, el humo puede ser inflamable o transformarse en gases tóxicos que se mezclarán con el oxígeno que se respira.

En casos más extremos, con un 6% de oxígeno en el aire el sistema nervioso colapsa y en niveles inferiores al 5% un ser humano no puede sobrevivir más de 7 minutos. Ante esta situación, los detectores de humo alertarán sobre un posible incendio y permitirán a las personas afectadas poner a salvo su vida.

Ventajas de Detectores de humo

Innovación en los detectores de humo

Antiguamente, cuando se inventaron a comienzos del siglo XX, los detectores sólo captaban cambios de temperatura, pero no eran sensibles al humo. Pero esto fue uno de los primeros avances, ya que se trataba de un factor de alto riesgo.

El sensor actual percibe la presencia de humo en porcentajes muy pequeños y hace saltar la alarma de manera inmediata, para que dé tiempo de evacuar la vivienda o negocio y el fuego sea en cierta medida controlable. Por eso, por los bajos niveles de humo que detecta, es importante no generar falsas alarmas.

Además existe la ventaja de conectar el detector vía WiFi o Bluetooth al teléfono, o a una red central, y se podrá llamar a los bomberos rápidamente y controlar de forma más eficiente cualquier riesgo de incendio.

El más utilizado es el detector óptico o fotoeléctrico, que cuenta con sistemas innovadores para detectar un incendio anticipadamente.